¡Make Happy Work!

¿Disfrutas en tu trabajo? ¿Haces lo que mejor sabes hacer? ¿Te sientes a gusto con lo que haces? ¿Cuando fue la última vez que te hicieron buenas preguntas sobre tu experiencia de trabajo? ¡Make Happy Work es un tema serio!

Prueba tu nivel de Happy Work en el siguiente estudio, ¡es genial y gratuito! Te ofrece un acceso directo a tus propios resultados y cómo mejorar. https://www.happinessatworksurvey.com/

Todo lo que hacemos para bien o para mal es para ser más felices. Lo mismo sucede con el trabajo, desde el competitivo hasta el más altruitsa, sea cual sea nuestro objetivo en nuestro trabajo o cualquiera de nuestras próximas metas lo hacemos para ser felices.

¿Te animas a saber más? ¡Que menos si se trata de a lo que dedicamos más de la mitad de nuestra vida!

MÁS VERDADES SOBRE FELICIDAD EN EL TRABAJO

  • La satisfacción en el trabajo ha alcanzado el nivel más bajo en estos últimos años, solo el 45% lo está frente a un 61% en 1987. La sensación de éxito perdura poco tiempo, lo que crea que muchas personas nunca tengan suficiente.
  • En el trabajo somos más felices con nuestras contribuciones diarias, nuestras interacciones con los colegas, aportando en los proyectos involucrados, ayudando a otros que consiguiendo un aumento de sueldo o un buen puesto (frecuencia >intensidad)
  • Una vez nuestras necesidades básicas están cubiertas, recibir más dinero no aumenta nuestra felicidad.
  • La percepción de control es clave en el nivel de felicidad de los trabajadores, es la medida en que el trabajador sabe dónde y cómo está, sabe en que cualidades destaca y en cuales debe mejorar, en cuales debe formarse para avanzar. Obtener regularmente un feedback sobre su trabajo es vital para seguir mejorando.
  • El obtener un plan de promoción más cortoplacista, es decir  en la que los trabajadores sientan que cada “x” meses van avanzando y a la vez aumentando regularmente los ingresos, aumenta considerablemente sus niveles de satisfacción puesto que tienen una percepción continua de progreso en su carrera.
  • Las conexiones es la mayor causa de felicidad en nuestro trabajo. Ampliar nuestra red social y networking así como su calidad, ayudan enormemente a un buen ambiente de trabajo, a que la gente se sienta apoyada y motivada para trabajar.
  • Saber exactamente a lo que contribuyes así como tener una visión clara de que formas parte de algo más grande que tu mismo, da sentido y significado a nuestro trabajo diario y nos permite sentirnos realizados.
  • Una fuerte cultura en una organización en la que todos los empleados respetan y viven los valores como en la vida misma, da un sentimiento de cohesión y pertenencia que fideliza y motiva a los empleados. Como el ejemplo de la empresa Zappos, creó una empresa en 10 años basándose en la cultura y se vendió el 2010 por encima de 1 billón de dólares (www.Deliveringhappiness.com)
  • Los empleados infelices han costado a la economía estadounidense 1.416 billones de doláres el año pasado, correspondiendo al 10% de su PIB. Estudios* demuestran que las empresas con una Cultura feliz donde los empleados están motivados, obtienen los siguientes resultados:
  •  27% menos de absentismo
  • 18% más de productividad
  • 12% más en beneficios
  • 16% mejor rendimiento
  • 125% menos “quemados”
  • 32% más comprometidos con la organización
  • 46% más  satisfechos con sus trabajos

¡Queda mucho por hablar sobre Make Happy Work pero está claro que debemos empezar por nosotros mismos! ¡Viviendo conforme a nuestros valores, siendo valientes, buscando nuestro propio equilibrio, desarrollando nuevos hábitos, contagiando y nutriendo a otros para así incrementar nuestras probabilidades de éxito!

¿Crees que hay algo en todo esto que necesites cambiar? Contáctame y prometo aconsejarte o ayudarte en lo que necesites!

*Más información y referencias: “The 7 Hidden Reasons Employees Leave” de Leigh Branham / Harvard Business Review – Spotlight on Happiness – January 2012 / Delivering Happiness de Tony Hsieh /www.deliveringhappinessatwork.com/

¡Arriba, día de bajón!

Anoche, tuve cena con amigas y por fin estábamos todo el grupito reunido! Unas cuantas habíamos tenido un día de perros y estábamos necesitadas y añoradas de vernos. Me dí cuenta que al final la cena se convirtió en una terapia positiva en toda regla y como dice Martina: ¡Me da la vida!

¿Os preguntaréis a que viene esto? Pues porque hoy quiero hablar de los dichosos días de bajón y cómo enfrentarlos!

En primer lugar hay que tener en cuenta que las mujeres por lo general somos más inestables y afectivas que los hombres por el simple hecho de que sufrimos nuestros ciclos menstruales y son variaciones hormonales que nos afectan sin darnos cuenta. Dicho esto, y aceptando que es normal que tengamos días “chungos”, no hay que menospreciar que en el fondo nos sirven para remontar y seguir adelante.

Los días de bajón, son días repletos de sentimientos y pensamientos “basura”, nos volvemos victimas, sentimos culpa, dejamos que las preocupaciones se agranden y para colmo aparece Srta. Rottenmeir anclada en nuestra mente criticándonos y exigiéndonos más. Además, parece que aunque hagas esfuerzos por quitarte este fastidioso mood de encima, todo te sale mal y solo te llegan Brownies!

Así que como de todo lo malo se aprende, me he propuesto buscar los remedios y compartirlo. Ahí van los consejos!

– Lo primero respira hondo, focaliza que estas sintiendo en el cuerpo, un nudo en el estomago, cansancio en todo el cuerpo, la cara triste…Sé consciente de como tu cuerpo expresa lo que sientes. Y ahora fuérzate a sonreír 5 segundos, descubre que sucede!

– Busca 5 minutos para desahogarte con alguien (para eso tenemos el móvil), el expresar lo que uno siente ayuda mucho! Y sino, desahógate escribiéndolo.

-haz algo de ejercicio. Vete al gim aunque te de una pereza horrible, o sencillamente a pasear media hora… dicen que 10 minutos de paseo te puede animar durante horas! Yo me voy ahora a mi clase de Aquagim. ¡Con las viejitas, sí, pero encantada!

-Queda para comer o cenar con amigos. No solo por airearte sino que si consigues a un buen grupito, la energía es más potente y se contagia.

-Ponte la radio, o escucha música donde quiera que estés. ¡Tiene un gran poder energético!

-Trata de ayudar o haz una buena apreciación a alguien de tu familia, amigos, colegas del trabajo, nos ayuda a descentrarnos de nosotros mismos y además es muy gratificante.

– Evita todo aquello negativo o irritante. ¡Durante estos días no te puedes permitir gente negativa o irritante a tu alrededor!

– ¡Cómprate un capricho! Unas chuches, una revista, un helado…busca algo que te apetezca mucho!

– ¿Te estás alimentando bien y estás durmiendo lo suficiente? Come bien, bebe mucha agua y descansa. Parece un detalle insignificante pero influye enormemente en la energía y el ánimo. Si no están todos los ingredientes necesarios, el cerebro no funciona bien y puedes sentir un mayor cansancio!

¡Seguro que se os ocurren más consejos, vamos a ayudarnos entre tod@s!

¡Muchos Happies para los días “mojón” :) !

¡MENOS ES MÁS!

Empiezo una nueva etapa (como casada) y he creído que era el momento perfecto para tirar lo viejo y dar cabida a lo nuevo.  Después de hacer una total limpieza de mi antiguo cuarto en casa de mis padres y también de mi actual piso, ocurrió algo curioso: aparecieron 2 nuevos clientes y 3 propuestas en camino… Puede ser casualidad, pero si lo pruebas aparte de limpiar tu espacio, despejarás tu mente y te prometo que aparecerá algo nuevo!

En realidad ocupar demasiado espacio con cosas o tener desorden en nuestros lugares de trabajo nos absorbe muchísima energía. Es increíble todo lo que llegamos a  acumular a lo largo de los años. En mis últimos 10 años, he vivido en 8 casas diferentes, no tuve más remedio que desprenderme de muchas cosas por el rollo de las mudanzas y me dí cuenta de que en realidad necesitamos muy muy poco. ¡Menos objetos equivalen a más energía!

Crear espacio es una de las maneras más sencillas y efectivas de atraer lo nuevo, es como si el universo buscará ocupar ese vacío y llenarlo de cosas nuevas.

Así que si sientes que estás estancado o que hay partes en tu vida que son un completo desorden, empieza por despejar el terreno!

Mi recomendación es que cada día selecciones una parte, primero el armario, luego las estanterías, luego el baño… Pero si eres de los que pillan el toro por los cuernos ponte a full este fin de semana! Es importante que te hagas las siguientes preguntas:

-Para papeles, cuadrenos y libros: ¿De verdad voy a volver a consultarlo?

-Para CDs, DVDs ¿De verdad voy a volver a ver estas películas o escuchar todos estos CDs?

-Para la ropa: Empieza por todo aquello que no te has puesto en 2 años, en unos meses podrás limpiar lo de hace un año… No cometas el error del “por si acaso algún día lo necesito” porque ese día querrás otra cosa. Solo te permito conservar prendas valiosas! Y si todavía te cuesta, recuerda que es para atraer nuevas cosas a tu vida!

Por último tu espacio de trabajo. ¡Seguro que sigues guardando papeles del 2009! Imagina que te van a cambiar de puesto y que estas haciendo limpieza para llevarte estrictamente lo necesario. ¡Verás como trabajarás mucho más a gusto! A vaciar cajones, estanterías y por fin el escritorio!

Ahora si podemos decir, ¡Bienvenida, vuelta al cole!

My Wedding “TOUCH OF LIGHT”

¡Ya estamos de nuevo en viernes! Y he pensado en aportados algo diferente, os quiero enseñar lo que decidí poner como detalle para nombrar las mesas de los invitados en mi boda. No podía dejar que mi “Toque de Luz” no estuviera presente…

…así es que colocamos, según los invitados de cada mesa un marco con una foto de ellos o un pergamino con un poema o una sencilla tarjeta vintage, todas ellas con un mensaje diferente y adaptado a cada mesa. La idea es que el mensaje fuera representativo o aludiera a los invitados y que además pudiera transmitir algunas de mis frases preferidas. Os dejo algunas de ellas…



¡¡Espero que os haya gustado y os deseo un Happy W-E !!

¡Escoge bien y rodéate mejor!

Por lo general, vivir la vida que queremos consiste en dar con todos los elementos necesarios para ello. Indudablemente, uno de ellos, es rodearte de las personas adecuadas. Suena un poco frívolo postularlo como “adecuadas” pero creo que la voz de la experiencia me daría toda la razón y desgraciadamente no solemos prestarle mucha atención.

Recuerdo perfectamente la sensación que tuve cuando me fuí a mis 18 años a estudiar a Madrid, pensé que encontraría muchísima gente compartiendo mis mismas ganas de moverse y de conocer gente nueva. Sin embargo, no fue así desde el principio, por lo general nos juntabamos más por “necesidad” que por “afinidad”. Aún así, hice grandes amistadas pero también me encontré con gente “mala”, gente envidiosa, gente muy negativa que se complicaba la vida…

Todo ello fue un gran aprendizaje para darme cuenta de lo importante que era estar bien rodeada, saber cuidar las buenas amistades y echar las otras de mi vida. De modo que empecé a seleccionar la gente con la que quería estar y no elegir por interés ni por necesidad.

En realidad, si te fijas bien, aquéllos a los que verdaderamente quieres son aquéllos a los que también admiras porque te devuelven los valores que son tan importantes para ti. De modo que no solo te quieren, confian y apoyan sino que te aportan lo mejor.

Lo mismo sucede en el caso contrario y es que entre nosotros nos contagiamos todo. ¿Qué sucede en el ambiente de trabajo cuando hay una persona muy desmotivada o depresiva o muy competitiva o falsa o vaga? Tiene el poder de envenenar al resto. Pues lo mismo sucede con las personas que nos rodean, como dice el refrán: Dime con quién andas y te diré quién eres. Nuestras amistades definen quienes somos.

El error que a veces cometemos es estancarnos en amistades desde la infancia o de nuestra misma zona geográfica, cuando a veces ya poco nos aportan o poco ha quedado de lo que compartíamos. No significa perder estas amistades pero sí ampliar tu círculo y encontrar personas más afines en las que puedas establecer lazos más fuertes.

Si hay algo en lo que realmemte depende nuestra felicidad es en la calidad de nuestra relación con el mundo y eso es en su 99% de personas.  Si lo piensas, toda persona que se precie tiene un grupo sólido detrás que le acompaña, y es que tener y mantener lazos sólidos y recíprocos permite construir grandes puentes.

Nunca podrás dar lo mejor de ti si no eres parte integrante de un buen grupo de amigos y por favor, obviemos que tener 500 amigos en facebook no te servirá de mucho…

Me encantaría que hicieras una breve reflexión de tu grado de satisfacción en este punto y si deberías hacer algo al respecto.

  “No vivimos al día solo ni al margen del mundo que nos rodea. Por ello debemos estar siempre atentos con las personas y las cosas que damos cabida en nuestra vida. Tanto en nuestro trabajo como en nuestra vida personal, esos amigos y conocidos más positivos nos ayudarán a ser la mejor version de nosotros mismos y a llevar una vida más transcendental.” Robin Sharma

Por último os dejo una pregunta y “parte” de mi respuesta (digo parte porque  no me entra mucha gente…). Es la manera de ver que valores te aportan aquéllos que quieres.

¡Muchos Happys!

Sweet Welcome home

¡Hola de nuevo! Ya estoy de vuelta… Me casé el pasado 14 de julio y decidí dejar de escribir por un tiempo, dedicarme a la boda, desconectar completamente en el viaje de novios, y volver renovada con mil nuevas historias que poder compartir.

Sé que no se trata de un blog de novias, pero antes de volver a las andadas con nuevos consejos,  pequeñas historias, filosofías varias, me apetecía compartir con vosotros algunas fotos de tal evento.

Además es viernes, aún queda mucho agosto y pienso dejar “la seriedad” aparcada hasta que pase el fin de semana, ¡Para eso soy mi propia jefa!

¡Muchos Happys y que disfrutéis!

Are you a heavy multitasker? ¡Toca cambiar el chip!

Tomate un momento y piensa en todas las cosas que tienes que hacer ahora, obviamente estás leyendo este artículo, pero probablemente estés haciendo más cosas a la vez, como escuchando música de fondo, mensajeándote con un amigo, y con otras 5 páginas abiertas en tu pantalla del ordenador.

Si es así, eres lo que se denomina un “heavy multitasker”. Tranquilo, yo misma y la mayoría de mis amigas somos así…¿Y porque digo solo amigas? En el hombre por lo general, predomina la razón y tienen un mayor poder de concentración (cada cosa a su tiempo, una por una) mientras que en la mujer tenemos mayor imaginación pero la atención más dispersa (estamos a mil cosas y nos perdemos con facilidad). Probablemente pienses que eres buena en multitasking, pero los estudios demuestran que no somos tan efectivas como pensamos.

Como algunos sabéis, me quedan 3 semanas para mi gran día, nuestra boda. Soy de aquéllas personas que quieren tener todo bastante atado, y se creen capaces de llegar a todo. Así que ésta lección me viene ni que al pelo, porque sinceramente, últimamente tengo miles de frentes abiertos (que yo me autoimpongo) y no consigo dedicar los tiempos adecuados a cada tema, me asaltan incidencias y debo rehacer o deshacer por no estar a lo que tenía que estar…

Muchos pensamos, erróneamente que el multitasking aumenta la productividad, parece que por el hecho de estar con más cosas, consigues abarcar más. Estudios recientes demuestran que ir cambiando continuamente de tareas o estar simultaneamente con varias a la vez, tiene un alto coste en la productividad.  Podemos perder hasta un 40% de productividad debido a  los pequeños bloqueos mentales que aparecen cuando cambiamos continuamente de tareas, sin contar con la pérdida de tiempo cuando debemos solucionar errores por estar disperso.

Quizá no te parezca un big deal perder algunos minutos, pero sí cuando se repite continuamente en el tiempo, o cuando por ejemplo estamos conduciendo, todos sabemos que pequeñas milésimas de segundos pueden ser vitales.

Además, para aquellas que nos creernos superwoman, no priorizamos bien de antemano y acabamos estresándonos más de la cuenta, incluso agotando nuestro estado físico. ¿Quién no se ha sentido agobiada en algún momento esta misma semana?

Ahora que sabes el poder destructor de estar con mil cosas a la vez, pon tu conocimiento para ser más productiva y eficaz.

–        Siempre haz tu check-list. Está demostrado que sacar todo lo que hay en la mente y transcribirlo ayuda a aclarar las ideas.

–        Priorizar por orden de importancia y de urgencia. ¡Ojo, nos gusta mucho quitarnos primero lo pequeño y fastidioso pero luego no llegamos a lo importante!

–        Haz como los hombres, cada cosa a su debido momento. Una por una. Concentro toda mi atención en esta tarea, eliminando las posibles distracciones. Acabaré antes y luego a por la siguiente.

–        Por último, sé práctica. Aceptar que no somos una superwoman y que no siempre podemos llegar a todo. Seguro que puedes prescindir de algunas cosas de la lista y reducir el tiempo en otras.